El primer fin de semana de febrero se vivió la versión número 18 del Simple Session, competencia de Skate y BMX que se realiza durante el frío invierno de Estonia. Este año, a diferencia de los anteriores, vimos una fuerte presencia de competidores sudamericanos, y entre ellos se repetía el plato José ”Maligno” Torres. El argentino fue sólido en sus rondas y logró subirse al podio, reafirmando el alto nivel que ya nos viene mostrando. Revisa la entrevista.

Para poner en contexto cuéntanos de ti…

-Tengo 22 años, monto en BMX hace ocho, y soy de Córdoba, Argentina. Por lo general entreno en un pequeño bowl de cemento, que se encuentra a 15 minutos de mi casa.

”Maligno”  asistió a su primera competencia profesional en Montpellier, Francia, donde se realizó una parada del FISE. Aunque antes de eso ”estuve en campeonatos muy muy importantes en Latinoamérica”, pero nos cuenta que ”asistir a estos eventos mundiales realmente no fue fácil, y me animaría a decir que para ningún latino es fácil poder salir”.

¿Para ti fue así?

– Se hizo muy difícil para mi y para mi hermano, porque los somos inseparables y compartimos el mismo deporte. Teníamos la invitación pero el dinero necesario solo para viajar, esto gracias a los eventos que habíamos ganado anteriormente, pero aún nos faltaba la otra mitad que correspondía a gastos por estadía, recurrimos a nuestros sponsors y familia en busca de apoyo y logramos juntar el dinero necesario para mi.

¿Y tu hermano?

-Él prácticamente no viajaría, porque no alcanzaba el dinero, pero el día anterior a que yo viajara decidimos comprar igual su pasaje de avión e ir como sea. La idea siempre fue ir juntos.

¿Cómo definirías tu estilo?

-Me es difícil. Me gustaría preguntárselo a alguien.

¿Cuándo supiste que irías al SS?

-Desde que lo veía cuando chico, cuando empezamos a montar con mi hermano, yo sabía que algún día estaría ahí. Pero lo cierto es que a fines del 2016 me llegó la invitación por primera vez para participar del Simple 2017.

Y para el Simple de este año ¿Cómo te preparaste?

-Me preparé un mes y medio antes, ya que venía con una lesión. Pero mi forma de entrenar se basó más que nada en la improvisación y aprovechar lo poco que tenía al alcance. Sabía que estaría en un evento grande y entrené en nuestro bowl como podía, pero lamentablemente no tenemos JumpBox ahí. Tres días antes de viajar a Estonia, mi amigo Juan Ortiz improvisó un box en el patio de su trabajo y pude volver, al menos, a repasar trucos que hace tiempo no hacía.

¿Qué sentiste estando allá, rodando por el circuito y viendo la cara de los demás Pro? 

-A diferencia del año pasado, en esta edición me sentí más seguro. Confiaba mucho en mi y sentí que podía estar al nivel de los mejores del mundo.  El circuito era difícil, crear líneas también, y el estar con todos los pro lo hacía aún más dificultoso porque me encantaba verlos andar y se me olvidaba un poquito de entrenar.

Tuviste una ronda sólida… ¿La improvisaste o ejecutaste una línea que ya tenías en mente?

-Ya había armado una línea, la cual no sabía  si saldría, porque en las prácticas no la entrené. Solo la tuve en mente con la convicción de que podía hacerla.

La presencia Latina, y sobre todo Argentina, se hizo notar en esta competencia ¿Cómo fue compartir con los demás chicos allá?

-El compartir con varios atletas latinos lo hace un poco más fácil, porque nos apoyamos mucho entre nosotros y eso hace que nos sintamos como en casa… Así que está demás decir que compartir con todos los latinos siempre será algo increíble.

Ganaste el Park en SS ¿Qué es lo siguiente? ¿Próximas metas?

-Quiero seguir desarrollando mi carrera profesional, seguir aceptando los nuevos desafíos e intentar traer más resultados lindos para los latinos y mi país, que es lo que se merecen.

Me gustaría decirle a todos los riders que tengan un sueño, que no paren hasta haberlo cumplido, que se coloquen nuevas metas, nuevos objetivos y no paren hasta haberlos cumplidos… cuando más lejos se sientan de cumplir algo, es cuando más cerca están de lograrlo.